¿Qué es y qué beneficios proporciona la Terapia Asistida con Animales (TAA)?


A lo largo de la historia, desde la Antigua Grecia hasta la actualidad, han existido múltiples experiencias que demuestran los beneficios que aporta el vínculo entre humano y animal. Algunas de las más importantes de cara a la Terapia Asistida con Animales, son las realizadas en 1867, en Alemania, donde introducen animales para que sean cuidados por pacientes con trastornos mentales. En 1944, en Estados Unidos, se realiza el primer programa terapéutico con convalecientes de guerra. En 1953, el doctor Levinson acuñó el nombre de Terapia Facilitada por Animales, tras la experiencia en consulta con un niño que tenía síntomas de retraimiento y que ya había pasado por otros tratamientos sin éxito, en contacto con Jingles, el perro del doctor, quien provocó en el niño un deseo de interactuar con él, que le condujo a hacer verbalizaciones al profesional para seguir jugando con el animal y hacer la petición de que asistiera a las próximas sesiones.

Finalmente, David Lee, en Ohio, introdujo animales en un hospital de enfermedades mentales peligrosas actuando como facilitadores de interacciones sociales entre los pacientes y los profesionales (Levinson, 2006; Carral y Mato, 2014; Oropesa, García, Puente y Matute, 2009).

Actualmente, en el campo de las intervenciones asistidas con animales se hace una distinción entre estos tres conceptos en función de los objetivos propuestos y el profesional que los dirija:

- Actividades Asistidas con Animales (AAA):

Son intervenciones informales que no buscan la consecución de objetivos y por lo tanto, no es necesaria la presencia de un profesional de la salud o la educación.

- Educación Asistida con Animales (EAA):

Es una intervención dirigida por un profesional de la educación, siguiendo unos objetivos educativos.

- Terapia Asistida con Animales (TAA):

Es una intervención dirigida por un profesional socio-sanitario (psicólogo, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional...) con objetivos terapéuticos como la mejora del funcionamiento social, físico, cognitivo y/o emocional.

La introducción de animales en hospitales, residencias, escuelas y otros centros terapéuticos se encuentra en aumento, debido a los múltiples beneficios que aporta el animal a nivel físico, psicológico, emocional y social. Más concretamente, los estudios recogen que la presencia de animales en consulta:

  1. Mejora la calidad de vida de las personas.

  2. Favorece la autonomía y la asunción de responsabilidades de manera divertida.

  3. Reduce el estrés y los bloqueos emocionales.

  4. Facilita la expresión de afectos y emociones.

  5. Genera un ambiente de aceptación incondicional y una gran motivación.

  6. Favorece las relaciones sociales y la comunicación, aumentando los intercambios positivos entre los miembros del grupo y con el terapeuta.

  7. Aumenta la autoestima y la seguridad en sí mismos.

  8. Facilita la atención y concentración.

  9. Aumenta la sensación de conexión con la vida y la realidad.

(Braun y Stoffel, 2006; Cornejo, 2003; Gómez, Atehortua y Orozco, 2007; Levinson, 2006; Máximo, 2014; Wells, 2009).

#TerapiaAsistidaconAnimales #Beneficios #TAA #psicología

Información de contacto:

Calle Artistas 26, Bajo A.

28020. Madrid

629 14 64 12

icumenem@gmail.com

  • Facebook Classic
  • Instagram Social Icon
  • LinkedIn Social Icon